¿Quienes somos?

 

Somos Berta y Rober, y formamos equipo desde hace muchos años.

Desde que nos conocimos nos hemos ido enseñando mundos totalmente desconocidos para el otro, hasta que hemos logrado crear el nuestro propio. Después de haber conocido el valor del esfuerzo, de la constancia, del querer más a pesar de los “potenciales peligros” de nuestra actividad, hemos llegado a la conclusión de que lo nuestro es la montaña.

Se podría decir que hemos viajado bastante, pero la gran mayoría de nuestros viajes han tenido un denominador común: el alpinismo. Siempre buscando nuevos retos y proyectos, los viajes culturales o de visita a lugares emblemáticos, han sido secundarios.

Uno de los veranos en que la expedición de Cumbres en Familia fue planeada a Bolivia, nosotros decidimos quedarnos en Europa. Viajamos a Dolomitas, en Italia, y nos encantó la experiencia. Mucha montaña, pero también visitas culturales y pueblos agradables, nos dieron más ganas de seguir viajando combinando ambas cosas.

El Elbrus en Rusia, Kilimanjaro y Monte Kenia en Tanzania y Kenia, Mont Blanc y otras cumbres emblemáticas en los Alpes, Muztagh Ata en China… se podría decir que hemos sido un poco monótonos en nuestros viajes por el mundo, pero es lo que tiene ser un apasionado de algo…

En el 2012 nos fuimos a vivir a Londres intentando encontrar un futuro, y aunque trabajamos duro durante los 9 meses que pasamos allí, descubrimos que aquello no era para nosotros y volvimos a España. Un 2013 con bastante montaña de nuevo, pero sin perspectivas de futuro laboral, nos llevó a replantearnos lo que queríamos, y puesto que el virus viajero ya nos había infectado, decidimos probar algo nuevo: un viaje con el aspecto cultural como primer objetivo.

Visitar el sudeste asiático: zona del mundo apasionante, con mil experiencias esperándote a la vuelta de la esquina, y con la facilidad de ser barato y accesible. Salimos de España en Diciembre de 2013, sin billete de vuelta, y con la idea de pasar unos 6 meses.

Vietnam, un día con una familia Hmong
Probamos el austostop!
Y aprendimos mucho de la cultura de estos países

La cosa se fue alargando, los planes fueron creciendo, las ideas nos desbordaron… El viaje pasó a durar 9 meses en los que visitamos Tailandia, Malasia, Singapur, Vietnam, Laos, Camboya e Indonesia. Y una nueva experiencia asomó en el horizonte: conseguimos la Working Holiday Visa para Nueva Zelanda, y tras Asia, partimos a pisar un nuevo continente: Oceanía.

Durante 15 meses vivimos trabajando y viajando por el país de los kiwis, y la experiencia solo podemos recordarla con una sonrisa. Conocimos gente super interesante, disfrutamos de trabajos bien pagados y con muy buen trato, viajamos a lomos de nuestra querida Huevona, nos tragimos la amistad de los que ahora son nuestros mejores amigos, vimos paisajes que nos dejaron mudos…

Hicimos Housesitting. ¡Antes no sabíamos ni que existía algo así!

Tras vivir esta gran experiencia de dos años de vida nómada por Asia y Oceanía, volvimos a casa. La vuelta fue rara por sentirnos desubicados, pero echábamos muchas cosas de menos de estar con nuestra gente. El año 2016 lo pasamos viviendo en Valencia, subiendo a Pirineos en cuanto la ocasión lo brindaba, y haciendo planes de futuro.

La experiencia de una Working Holiday Visa nos había encantado, y desde que pisamos Valencia empezamos a preparar las cosas para ir en busca de otra: Australia.

A finales de 2016 partimos de nuevo hacia Oceanía, pero fuimos incapaces de ir directos. Pasamos casi dos meses en Nepal, donde un trekking por el valle del Everest pasó a ser de nuestras mejores experiencias viajeras. También visitamos Myanmar, que se nos quedó pendiente en el otro viaje por el Sudeste Asiático.

Y en enero de 2017 aterrizamos en Perth, dispuestos a encontrar trabajo rápidamente y ahorrar lo máximo posible para futuros proyectos. En menos de tres semanas estábamos en un pueblo a 1500km norte de Perth llamado Karratha, donde una empresa de limpieza nos ofreció una buena oportunidad. Pasamos 9 meses allí, que volaron, y el objetivo de ahorrar se cumplió.

Buddy era el perro de nuestro manager. Estuvimos cuidándolo durante unos meses mientras el dueño estaba en Perth, y nos enamoramos de él

Aunque la idea no era viajar por el país, al final nos dimos cuenta de que nos apetecía mucho ver un poco de la gigante isla, así que nos embarcamos en un roadtrip desde Karratha hasta Sydney. Más de 10000km en los que disfrutamos bastante, pero también nos aburrimos considerablemente. Aún así, visitar Sydney y Melbourne valió la pena.

Y el 2 de enero de 2018 aterrizamos de vuelta en España. Volvíamos a llegar echando de menos muchas cosas, pero esta vez era una visita “fugaz”. El siguiente gran viaje está a la vuelta de la esquina: Canadá nos espera con nuestra tercera Working Holiday Visa. Un año de trabajo en las Montañas Rocosas es algo a lo que no nos hemos podido resistir. Y visitar Norteamérica… sin duda va a ser un viaje épico.

Podríamos contar aquí que somos ingeniero y psicóloga, que nos gusta la fotografía, leer, escribir, cocinar… Pero a partir de ahora, todas esas cosas nos acompañarán en un plano secundario, porque ahora somo aventureros con la curiosidad de encontrar el mundo a nuestro alrededor y ver qué pasa en él. Queremos ver que el ser humano es mucho más de lo que nos cuentan en las noticias y que este es un planeta que vale la pena cuidar. Obviamente, sin dejar de hacer montaña.

 

8 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *