_,  Alpinismo

Diente del Gigante 4013m – Alpes

Desde hace días lo miro y no puedo apartar la mirada de él. Alto, esbelto, con su tono anaranjado las nubes lo rodean por el día, las estrellas lo iluminan por la noche. Quiero ir, sentir el calor de su roca pero tengo que esperar. La meteo no es buena y nos conformamos con verlo desde el fondo del valle. Al fin, dan dos días de buen tiempo y allí que vamos.

4 y 5 de Julio 2013

No somos conscientes de lo que nos espera ni lo mucho que nos costará, pero vamos con ilusión, con todas las ganas de poder observar desde allí arriba todo el valle, sus montañas, sus villas… de poder respirar ese aire que desde la cumbre se siente especial.

Damas Inglesas. Arista de Peuterey

Hoy estamos mucho más cerca, lo tenemos a escasos metros pero a pesar de ello aún está muy lejos. Hoy es un día especial, quizá un de los más importantes hasta la fecha. Estoy con mi chica, ante un escenario inmejorable. Cae la tarde, el sol se pone y con él nos vamos a la cama con el cuerpo caliente.

Mont Blanc, Mont Maudit, Mont Blanc du Tacul

Suena el despertador a las 4:30 y al asomarnos por la ventana allí esta Él, vigilando muy de cerca cada uno de nuestros movimientos, cada unos de nuestros pasos. Nos vestimos de alpinistas y allá vamos. Con paso tímido y precavido, sabiendo bien que nos va a costar mucho esfuerzo…

En el glaciar, llano y sereno, reina el silencio; a cada paso que damos ruge el hielo…

Al poco de andar nos acercamos al inicio de la vía. Poco a poco ascendemos el corredor que nos deposita al inicio de un terreno de mixto. Esta vez, al haber mucha más nieve de lo normal, encontramos un terreno de rampas de nieve, pequeñas palas de 60/65º más inclinadas de lo esperado y con pasos de roca y hielo delicados.

Primer corredor 45º

Vamos en ensamble, yo te doy mi vida igual que tu me das la tuya. Somos uno, avanzamos lentos pero seguros con la vista al frente y sin poder dejar de mirarlo… Afilado, con sus placas anaranjadas…

Últimos pasos antes de llegar a la base del Diente

Según lo previsto allí estamos los dos, ahora si estamos con él, estamos a punto de llamar a la puerta para que nos deje pasar. En su base dejamos una mochila, crampones y piolets y empezamos lo que tanto hemos estudiado, leído, visto y oído…

Berta en la base desde donde se empieza la escalada

Rodeamos su base como unos novios empiezan con una relación. Hay algo especial entre él y nosotros dos. Se deja tocar, se deja mirar pero no le damos el trato que se merece.

Últimos pasos del L1

En el segundo largo decido que será mejor sentirlo más de cerca así que sin pensármelo me pongo los gatos. Ahora siento el frío de sus repisas con nieve, el hielo canalizado en sus grietas. Pero con ello gano contacto, siento que lo acaricio con pies y manos.

Berta en el L2
Yo en la R2

No doy crédito a lo que veo ni lo que siento. Seguimos subiendo, Mont Blanc, Mer de Glace… el escenario es insólito, lo que hoy siento es como el primer día que te conocí. Placas doradas, fisuras oscuras, maromas que le quitan un poco de encanto…

Empezando el L3
Navegando por la placa del L3

Tercer, cuarto y quinto largo se suceden uno tras otro, cada vez más alto, el aire se consume, estamos más cerca de tocar el cielo, de ver el sol…

Berta empezando el L3
Acabando el L3

Miro atrás y no puedo contenerme…

Iniciando el L4
Berta en el L4

Cima secundaria, cresta… está ahí,  lo puedo ver, pero me cuesta llegar… Días recorriendo su itinerario de memoria, semanas sin dormir, meses de preparación para estar contigo en lo más alto tan solo unos segundos, unos minutos.

Subiendo L5 que lleva a la cima secundaria
Berta llegando…
Berta en la cresta
Yo a escasos metros de la cumbre

No sabemos muy bien porque subimos, porque escalamos, pero solo con estar ahí arriba vale la pena todo el esfuerzo. Hoy es un día especial porque cumplo un sueño, un sueño que pensé que nunca sería capaz de cumplir. Hoy, al estar allí arriba, no he llorado en la cumbre, pero si mientras te recorría, si metros antes de llegar a lo más alto…

Hoy he sentido que estoy más cerca de ti, que he conseguido un objetivo que da pie a muchos más… Por eso, por todo lo que hemos hecho, por lo que hoy conseguimos y por todos los proyectos que quedan en nuestras vidas doy fe que los dos somos uno cuando estamos en la montaña, que hoy hemos sido tres y hemos sido uno una vez más.

Por acompañarme, por estar junto a mi, por seguirme en mis sueños locos te doy las gracias y te digo una vez más que… te miro y no puedo apartar la mirada de ti…

RyB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *