Escalada

Riglos – Mallo Fire por la Vía Galletas

Un lugar increíble, un lugar donde existe el vértigo, un lugar donde hay historia, donde las primeras aperturas fueron auténticas obras de arte. Un lugar donde las paredes se te echan encima, donde los buitres te dan la bienvenida y donde se puede encontrar auténticas reliquias las cuales te dan una idea de lo costoso que fue hace años subirse por estos mallos. Hablamos de Riglos, El Reino de los Mallos.

Atardece sobre el mallo Fire

Esta vez tuve la suerte de escalar con Berta. Era su primera visita por esta escuela y sobre la mesa le dejé caer varias posibilidades… Para mi sorpresa había elegido la Galletas, ruta que excedía un poco en su grado pero que le puso mucho empeño y esfuerzo por darme la posibilidad de tachar otra de las clásicas.

4 de Junio de 2013

Hospedados en el refugio de Riglos, desayunamos la mar de bien, nos vestimos de escaladores y vamos al encuentro de lo que será nuestro compañero de viaje en el día de hoy.

Aproximación al Fire

Identificamos el inicio de la vía con una pequeña piedra en la que está pintado el nombre de la misma, justo en la vertical de una sabina seca que está a unos 15 metros de altura. La vía es de corte deportivo hasta la mitad de su recorrido, cambiando a un estilo más clásico en la parte alta (canal-chimenea).

L1 (IV+, 50m): Justo a unos 4 metros del suelo tenemos el primer parabolt, lo chapamos y seguimos recto por terreno fácil hasta que llegamos a la altura de la sabina y una reunión que nos saltamos. Realizamos una larga travesía hacia la izquierda dónde vemos una R con spits viejos. Nos la saltamos, escalamos un pequeño muro de unos 5 metros y montamos R1 sobre dos argollas.

Berta en la travesía…

Últimos pasos del L1…

L2 (6b, 35m): Largo clave de la vía. Salimos recto a buscar el primer parabolt donde a escasos 12 metros hay una reunión. Ponemos en una de las argollas una cinta larga y continuamos en busca del muro anaranjado dónde encontraremos las dificultades del 6b.

Listo para empezar con lo duro del día…

Hay canto en todo momento y los parabolts están muy cerca. Cazo por aquí, buzón por allá…y mientras tanto aprovecho para dejarle preparados los estribos y una cinta larga a Berta en caso de que lo necesite.

Berta saliendo de la reunión…

Descansando en el paso…

L3 (V+, 35m): Muy contentos en como lo hemos hecho, iniciamos una bonita travesía que me recuerda un poco a la Pericondrio Tragal, sólo que en la de hoy nos vamos a la derecha. Pies agradecidos al igual que manos, dónde encontramos un pequeño paso que nos tira hacia atrás al final del largo.

Iniciando la travesía…

Llegando a la R3

L4 (V, 30m): Salimos de la R con una pequeña travesía hacia la izquierda (vistas preciosas) para ir buscando poco a poco en recto la canal que ya no dejaremos hasta el final de la vía…

Saliendo de la R con El Pisón y El Puro a nuestras espaldas…

Berta acabando el largo…

A partir de aquí se acabaron los parabolts. Nos encontramos con algunos puentes de roca y algún clavo que protegen las zonas más difíciles de cada largo. Nosotros utilizamos el friend nº2 (Amarillo de BD) y el fisurero nº9 de BD. En el resto puentes de roca. Alejes considerables pero fácil de escalar…

L5 (V+, 30m): Salimos de la R en busca de la canal, paso atlético para empezar y el resto del largo escalada en X…

Inicio del largo

Berta acabando el L5…

L6 (IV+, 30m). Largo distinto, mismo estilo. Canal con tacto un tanto húmedo que le dan un carácter de aventura a la vía…

Así es como lo vemos desde la R5

Y así como veo a Berta en la R5

Entrando en la «habitación oscura»

Asegurando…

L7(IV+, 55m): El largo más extraño de la vía!! Salimos recto desde la reunión, dónde apenas entra la luz, en dirección al hueco que queda entre las dos piedras empotradas. Escalada en técnica de chimenea.

Aquí no vale caerse hasta que llegas a la piedra empotrada, dónde se puede lazar una cinta alrededor del bloque.

Intento pasar con la mochila puesta pero me quedo encajado…

Retrocedo sobre mis pasos, mantengo el equilibrio y me cuelgo la mochila del anillo ventral… Ahora sí!! Medio cuerpo dentro, y el otro medio fuera… Veo la luz!!

Por aquí hemos pasado…

Seguimos por la chimenea hasta que alcanzamos una reunión a unos 30 metros, me la salto y empalmo los dos últimos largos siguiendo hacia la canal que acaba en el collado, entre las puntas Mateo y Mallafré.

Berta llegando al final de la vía…

Hace un viento de mil demonios, el árbol dónde hemos hecho la última reunión no para de golpear contra la pared y decidimos salir de aquí cuánto antes. Bordeamos la punta Mateo y nos encaminamos hacia la Punta no Importa a través de una pequeña travesía denominada «Paso de la vía»

Berta en el paso de la vía

Desde aquí se llega sin ninguna dificultad a la punta no Importa pero decidimos ir encordados por miedo a que un golpe de aire nos lleve directos al suelo…

Cumbre!!

Para la bajada seguimos las indicaciones de nuestro amigo Sergio…

Muy contentos con la escalada, bajamos al pueblo en busca de los padres de Berta que muy amablemente nos invitan a cenar. Nos vamos a la Venta del Sotón con la intención de comer más repostería dado que con tantas galletas no hemos conseguido quedarnos saciados del todo…

Entrada a la Venta del Sotón
Rematando el día a lo grande

Buen croquis, aquí

RyB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *